Desde la Plataforma Tecnológica del Sector Eólico, REOLTEC, se tuvo la oportunidad de asistir a la presentación de la tecnología flotante diseñada por Saitec y de poder tener en la mano una maqueta de su invención SATH en tamaño reducido, el prototipo que testará las condiciones marítimas para después poder construir el aerogenerador que se llevará a las aguas de la costa de Armintza.

Esta prueba analizará la viabilidad del ensayo que el Gobierno Vasco, a través del Ente Vasco de la Energía (EVE), quiere acometer en la zona protegida del Biscay Marine Energy Platform (BiMEP) frente a la costa lemoiztarra. El director técnico de Saitec, la empresa encargada de esta prueba, David Carrascosa, sostiene que el ‘hermano pequeño’ del molino de Armintza será “un dispositivo de una altura de los 18 metros, unas 50 toneladas y una turbina que realmente permitirá reducir el riesgo de todo el camino que tenemos por delante de demostración a una escala mayor”.

El principal reto, por lo tanto, es pasar de la energía eólica en tierra a este tipo de energía en el mar. En lugar de cimentar las estructuras en el fondo marino, como ocurre en otros lugares, la tendencia es ir a plataformas flotantes con la ayuda de cadenas y anclas. Sin embargo, con la fuerza de las olas o del viento, estas plataformas podrían tener unos movimientos dañinos en las turbinas, con lo que ahora se trabajara sobre todo para que estos movimientos sean lo más reducidos posibles.

Una vez ensayado con este prototipo, en octubre comenzará la construcción del aerogenerador que veremos en aguas de Armintza a principios del año próximo. A partir de ahí comenzará el ensayo del Gobierno Vasco.

 

MINECO
X