El sector energético ‘offshore’ o marino se enfrenta al desafío de la ‘marinización’ de instalaciones, lo que implica la continua exposición de las infraestructuras energéticas a ambientes agresivos, en donde se combinan fenómenos de corrosión, esfuerzos mecánicos y de ‘fouling’ provocando una degradación acelerada y, como consecuencia de ello, la pérdida de propiedades y funcionalidades, limitando sus prestaciones y vida útil.

Un grupo de empresas vascas que desarrollan productos, componentes y materiales para instalaciones de energía en entornos ‘offshore’ participan en el proyecto ‘Tecnologías para el diseño, fabricación avanzada y validación de componentes para instalaciones de energía en entornos ‘offshore’ (HARSH), un proyecto estratégico financiado por el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco (Programa Hazitek) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) que comenzó en 2016 y finalizará en 2019.

El objetivo de HARSH es abordar varios desafíos comunes de los entornos marinos hostiles y se basa en tres ejes funcionales para afrontar el reto offshore:

  1. Materiales y soluciones de protección de dispositivos y componentes contra la corrosión y el ‘fouling’, asegurando su capacidad de supervivencia en entornos hostiles y aumentando su confiabilidad y disponibilidad durante su funcionamiento y generación.
  2. Operación & Mantenimiento: dando accesibilidad a los dispositivos para su correcto mantenimiento, predictibilidad del recurso y, por tanto, de la energía a generar, operatividad ante las condiciones adversas del medio y, por último, facilidad de instalación de los dispositivos y equipos asociados.
  3. Fabricación a costes competitivos.

El proyecto aborda estos aspectos con el objetivo de desarrollar nuevos productos como: tubos (‘risers’); fijaciones; sistemas hidráulicos; conectores eléctricos submarinos; manipuladores submarinos; sistemas hidráulicos; recubrimientos de protección contra la corrosión y ‘fouling’; líneas de fondeo; procesos de soldadura; plataforma ‘software’ para simulación avanzada de logística, y acceso a activos flotantes para operación y mantenimiento.

El consorcio de HARSH reúne a empresas que producen diferentes componentes y soluciones dirigidas a un sector puntero en tecnología, como es el energético ‘offshore’ (Oil & Gas y Renovable), lo que permitirá ofrecer un servicio conjunto y coordinado de mayor calidad en el suministro de elementos clave para las grandes compañías petrolíferas y fabricantes de componentes y operadores de parques eólicos. Los socios participantes son Erreka, Credeblug, Ditrel, Glual, Hine, Navacel, Nem Solutions, Sasyma, Tubacex, Vicinay Cadenas, Vicinay Sestao, el Clúster de Energía y el Foro Marítimo Vasco.

 

X