La inversión que realizó Iberdrola en 2017 para la realización de actividades de innovación, desarrollo e investigación (I+D+i) alcanzó 246 millones de euros, lo cual supuso un incremento del 17% respecto al ejercicio anterior.

Los 246 millones se destinaron fundamentalmente a proyectos de energías limpias, las redes inteligentes, el desarrollo de soluciones a la medida de los clientes y la transformación digital, de acuerdo con la estrategia de Iberdrola. En el área de renovables, las iniciativas se han centrado en mejorar la eficiencia y lo costos de operación y mantenimiento en parques eólicos, como es el caso del proyecto Romeo; en avanzar en la integración de las renovables mediante el desarrollo de baterías y a la innovación en instalaciones eólicas marinas que está construyendo, por ejemplo, el parque Wikinger, en aguas alemanas del mar Báltico.

En redes, Iberdrola ha avanzado en a la implantación de redes inteligentes y en la digitalización del sistema. La compañía ha concluido el proyecto Upgrid, con el que refuerza la operación y el mantenimiento de las redes de baja tensión para anticiparse a la integración de generación distribuida.

 

X